: Vídeos porno de Abella Anderson

Vídeos porno de Abella Anderson, actriz porno

Esta jovencita nacida en 1988 empezó a una temprana edad en la industria del cine porno. A pesar de haber nacido en Miami es de padres cubanos y su sangre latina. Este es uno de los elementos que le han llevado a triunfar en esta industria. La picardía de esta chica ha hecho que desde su entrada al mundo porno no dejen de contratarla para hacer el papel de jovencita inocente que es seducida y cae inocentemente ante sujetos inmensos con pollas del tamaño de sus antebrazos. Ella lejos de achicarse, valientemente, se enfrenta a esas pollas dantescas y se las mete a diestro y siniestro en los vídeos porno de Abella Anderson.

Sus 1,57 metros de estatura y menos de 50 kilos de peso fortalecen aún más su imagen de niña inocente. Al entrar en acción en los videos porno de Abella Anderson, ella se ocupa de demostrar que se sabe defender. Un rostro perfilado, bello y su inocente conducta hacen que sorprenda cuando empieza a moverse sobre un hombre. Demostrando que lleva sangre caribeña en las venas, esta chica se mueve con tal velocidad, agilidad y resistencia. Por eso desde su entrada al mundo del cine porno la bautizaron como “La Batidora Cubana”. En internet se puede comprobar fácilmente lo famosa que es por su agilidad cabalgando sobre pollas, con tantear un poco entre algunos foros seguramente cualquiera se topara con gifs o fragmentos de video donde aparece Abella Anderson meneando su cadera con un ritmo y movimiento frenéticos y, al parecer, sin cansarse nunca.

Es necesario mencionar, por otra parte, que esta chica probablemente se hizo un camino propio como muchos inmigrantes en EEUU, buscando sin cesar una oportunidad en la industria porno. Antes de rodar los videos porno de Abella Anderson, trabajó muchos años como señorita de compañía, es decir, ofreciendo servicios sexuales a hombres a cambio de dinero, pero en el año 2010 decidió operarse los pechos, única parte de su cuerpo de la cual se sentía insegura por tenerlos demasiado pequeños.

Abandonando su trabajo como dama de compañía, la Batidora Cubana se dedicó de lleno al cine porno. Impresionando desde su entrada con sus movimientos de cadera y su aire casi infantil que, para la industria del porno, es algo que produce muchísimo dinero. Es sabido que las actrices con 18-23 años que tienen un aire de jovencitas son las que más películas venden. En este momento, Abella disfruta también de algunas ganancias pasivas a través de su web, además de lo que le producen los videos porno de Abella Anderson.